¿Cree que un día en Budapest le sabría a poco? Estamos de acuerdo. Le vamos a mostrar qué planes recomendamos a lo largo de tres días en muchos de los fantásticos enclaves que esconde la capital húngara.

¿No le vale con un solo día a la carrera? Después de visitar las principales atracciones que siempre dejan fascinados a los viajeros el primer día (véase Qué hacer si... Tienes un día en Budapest), el segundo día tendrá la oportunidad de conocer mejor la capital húngara.

Budapest es famosa por su división en dos zonas separadas por el Danubio, pero no todo el mundo se para a admirar los puentes que cruzan el río. Incluso aquellos que priman la funcionalidad frente a la estética ofrecen una vista preciosa de las cambiantes corrientes del Danubio y del correr de los bloques de hielo en invierno. En cualquier caso, el puente de las Cadenas (Lánchíd) alberga un legado histórico importante (fue el primer cruce permanente de la ciudad), y el puente de la Libertad (Szabadság híd) atraviesa el río en uno de los lugares que más turistas recibe. En verano, a veces lo cierran al tráfico de vehículos para que lo ocupe la gente, para ir de picnic, disfrutar de una cerveza o de una clase de yoga, y, en general, pasar el rato en un lugar agradable.

Puede animarse a subir al tour en tranvía más pintoresco de Europa y conocer los puentes de un modo diferente. Deberá tomar el tranvía número 2, que recorre el Danubio y muestra una panorámica espectacular de la ciudad a lo largo del río. Como alternativa, si prefiere una perspectiva diferente, también puede optar por un paseo en barco. Aunque hay barcos turísticos organizados para turistas, las compañías de transporte público también operan un servicio con horarios estandarizados.

Si se encuentra en el puente de la Libertad (Szabadság híd), no puede perderse el Vásárcsarnok, el gran mercado cubierto de Budapest. Este edificio histórico alberga una extensa variedad de sabores y delicias típicas de Hungría, desde productos frescos locales y cortes de carne, hasta creaciones artesanales y objetos de interés. ¿Se le ha ocurrido probar el aceite procedente de las diferentes semillas del oeste de Hungría? ¿Le gustaría probar la miel casera? El mercado es un punto ineludible en cualquier lista de actividades, un lugar bullicioso en el que se verá inmerso explorando durante horas.

Probablemente a estas alturas ya tenga hambre y no debería dejar pasar este día para descubrir otro sabroso plato tradicional de Hungría. Tiene muchísimas opciones, tanto si prefiere un servicio de alto nivel como si desea la versión más sencilla donde va la gente local para comer a mediodía.

Debe saber que Budapest es una ciudad de festivales, especialmente durante el verano. Aquí se celebran varios encuentros musicales muy conocidos, como el Festival Sziget, pero el calendario está repleto de eventos especiales que muestran comidas, vinos, literatura, artesanía y cerveza de Hungría. Eventos que presentan lo mejor de cada sector.

Dado que va a quedarse algunos días y que podrá quedarse a dormir, esta puede ser la mejor ocasión para comprobar la legendaria reputación de la vida nocturna de Budapest. La zona del Distrito VII de Pest –comúnmente conocida como el distrito de la fiesta– ofrece algo para todos los gustos, desde los bares en ruinas (otro regalo de Hungría para el mundo) hasta lo cientos de bares, pubs y espacios para escuchar música, bailar, comer y beber. Si quiere pasarlo en grande únase a la fiesta, seguro que habrá algo de su gusto. El distrito de la fiesta siempre está en marcha y los locales permanecen abiertos hasta altas horas de la noche todos los días.

Es en este mismo barrio donde se refleja la legendaria cultura vinícola del país y los sabores únicos de sus famosas regiones. Los bares de vinos de estas zonas albergan los mejores productos del país. Si se encuentra perdido entre tantas opciones y no sabe cuál elegir, seguro que habrá alguien para ayudarle a elegir algo que realmente te guste.

Después de dormir tras una noche memorable, necesitará un poco de descanso. Nada mejor que uno de los baños y spas de Budapest para hacerlo. A Budapest se la conoce como la ciudad de los spas, así que opciones no le faltarán. Solo tendrá que pedirle a su recepcionista o contacto de alquiler que le indique la opción más cercana, o también puede echarle un vistazo nuestra sección sobre los baños termales de Budapest. Sumérjase en las piscinas de agua caliente o fría en un entorno privilegiado, saque provecho de los servicios del spa, y disfrute de un masaje, para que todo su cuerpo sepa cómo se siente Budapest.

Hay una gran variedad, desde el relajado diseño turco del Király, pasando por la belleza ecléctica del Rudas, por no mencionar los baños en honor a San Lucas, conocidos por sus milagrosas aguas curativas, hasta la atracción estrella: el Széchenyi. Cada uno de los baños termales son únicos y todos ellos ofrecen una experiencia relajante y agradable para toda la familia. Aparte de los locales históricos, varios de los spas de Budapest están comprometidos con mantener la buena reputación de la Ciudad. Tanto si le llama la atención una terapia con cuencos tibetanos en Mandala, un baño turco en Magnolia, un baño de burbujas relajante en el Harmony Spa o un masaje facial en el Buddhattitude Spa, le garantizamos que ninguna opción le dejará indiferente.

puente de la Libertad

tranvía número 2

bares en ruinas

BALNEARIO TERMAL GELLÉRT

dónde ir

Descubrir
Budapest

programas

También puede
interesarle