Buda y Pest

Las raíces del Budapest actual se remontan a la época romana, y los distritos que conforman la ciudad moderna provienen de la unión de tres asentamientos (Buda, la antigua Buda y Pest) en 1873. Las dos mitades de la capital Húngara se denominan hoy Buda y Pest, separadas por el Danubio, sin duda un distintivo de la ciudad. Se trata de un río navegable. Además de permitir a los visitantes contemplar la belleza de la ciudad desde un barco, el Danubio tiene una gran importancia desde un punto de vista comercial.

Mostrar más

El esplendor de Buda y de Pest

Las raíces del Budapest actual se remontan a la época romana, y los distritos que conforman la ciudad moderna provienen de la unión de tres asentamientos (Buda, la antigua Buda y Pest) en 1873. Las dos mitades de la capital Húngara se denominan hoy Buda y Pest, separadas por el Danubio, sin duda un distintivo de la ciudad. Se trata de un río navegable. Además de permitir a los visitantes contemplar la belleza de la ciudad desde un barco, el Danubio tiene una gran importancia desde un punto de vista comercial.

Cada lado de la ciudad es distinto, pero ambos conservan restos de su historia. Buda está considerada la parte lujosa. Allí se encuentran las zonas más ricas, y en la colina se pueden ver las fastuosas viviendas de la gente adinerada. Si desea hacer senderismo, caminar por el bosque o incluso hacer parapente, Buda es su destino.

Este lado del río alberga también el distrito del Castillo, y en él se encuentran, entre otros tesoros, la biblioteca Széchenyi, que hace las veces de Archivo Nacional, y la Galería nacional de arte, donde se exponen algunas obras de los principales artistas húngaros.

En el lado de Buda destacan las conexiones con la época romana. Todavía pueden visitarse Las ruinas de Aquincum, un campamento militar de la época romana. En húngaro, se utiliza «római» («romano») para referirse a la orilla del Danubio que corresponde a Buda. Cuenta con varias playas, muy frecuentadas por los aquincenses los fines de semana. Es habitual acercarse hasta allí para relajarse y tomar algo fresco, o incluso para disfrutar de una comida a base de merluza, un pescado que con los años se ha vuelto imprescindible en la cocina húngara. Obviamente, no se pesca en los ríos y lagos del país, no se piense que lo que se sirve en la playa procede necesariamente de la zona.

El lado de Pest es más llano y es la zona más urbanizada. Por lo tanto, tiene mayor densidad y es más animada en lo que a vida nocturna se refiere. En esta parte del río se encuentran los mejores hoteles de Budapest, que ofrecen vistas maravillosas sobre la ciudad, además de spa y deliciosos brunch.

Además, fue en Pest donde los cocineros y emprendedores húngaros más innovadores iniciaron la revolución gastronómica que vive el país. Los locales y los visitantes tienen la oportunidad de degustar en Budapest ingredientes hasta ahora desconocidos, y de mimetizarse con la rica complejidad de la cocina tradicional del país, tanto si opta por una cena elegante como si come algo más sencillo.

Unos de los rincones que fomentan esta tendencia son los mundialmente conocidos bares de ruinas. Si bien muchos turistas aún los visitan en busca de fiesta, se han convertido en bares de vinos en los que se ofrece lo mejor del país, con múltiples opciones para cenar y la oportunidad de familiarizarse con las obras de artistas nuevos.

Pest, y más concretamente la zona del centro, alberga numerosos elementos culturales, como la Ópera, La Academia de la Música o el Vigadó, además de varios teatros. Además, es allí donde encontrará los templos religiosos más destacados de la ciudad: la Gran Sinagoga y la Basílica de San Esteban. Asimismo, quienes visiten Pest no deben perderse la plaza de los Héroes y el Parlamento. Ambos se encuentran en la lista de los imprescindibles de la ciudad.

Mostrar menos

budapest

Explorar

dónde ir

Descubrir
Budapest

programas

También puede
interesarle