La primera escuela de diseño Bauhaus de Budapest abrió sus puertas en 1928. Seis años más tarde, arquitectos locales convirtieron una antigua estación transformadora en Kazinczy Street, hoy Museo de Electrotecnia, en el centro de la ciudad. Existen otros ejemplos de estilo Bauhaus en barrios residenciales como Pasarét y Újlipótváros, donde la iglesia del Sagrado Corazón (Jézus Szíve) se consideró demasiado moderna en 1933. A la primera iglesia de hormigón reforzado de Budapest se la denominó irónicamente ‘El garaje de Dios’. Hoy se ha convertido en un destino muy valorado entre los amantes de la arquitectura del siglo XX.

De vuelta en el centro, el elemento central de la plaza Erzsébet es una antigua estación de autobús de estilo Bauhaus que se ha remodelado y convertido en un recinto de dos alturas en el que disfrutar de una consumición hasta altas horas de la noche.

Cerca de la plaza principal de Budapest, la plaza Vörösmarty, un gran edificio con fachadas de cristal y acero reúne tiendas y cafeterías; se trata de un ejemplo de arquitectura moderna que convive con el Art Nouveau de la confitería Gerbeaud.

Las últimas creaciones de la ciudad vienen marcadas por la arquitectura multifuncional. A orillas del Danubio, el Bálna Budapest combina historia y modernidad. Se trata de dos viejos almacenes de ladrillo situados en paralelo y unidos por una cubierta de cristal con forma de ballena. En la zona central, el complejo contiene tiendas y centros culturales, mientras que en los laterales hay bares modernos. Su creador, Kas Oosterhuis, diseñó también la ciudad deportiva de Dubái y el Capital Centre de Abu Dhabi.

Más cerca del puente Rákóczi, también junto al río, se encuentra el Millennial Cultural Centre, un complejo de galerías de arte al final de la línea 2 del tranvía. El Palacio de las Artes (Müpa) y su sala de conciertos de prestigio mundial, el Museo Ludwig de Arte Contemporáneo y el Teatro Nacional (Nemzeti Színház) se encuentran allí. Se trata de un complejo versátil y elegante que funciona como ciudadela cultural, adaptada a las necesidades actuales.

Al otro lado del río, el nuevo ala de los baños Rudas ha mejorado la experiencia de sus visitantes gracias a los coloridos azulejos Zsolnay y al jacuzzi situado en la azotea que ofrece vistas panorámicas de Pest. Los arquitectos consiguieron honrar la herencia otomana del edificio; casi 500 años de historia lo demuestran. Bajo la cercana plaza de Gellért se encuentra quizás la estación más impresionante de la línea 4 de metro (verde). Un mosaico de Tamás Komoróczy decora el interior de esta parada, la más profunda de las diez que componen la línea, descubierta en 2014.

Pero Budapest aún tiene sitio para la novedad. Existen otros proyectos modernos, como las nuevas oficinas de Telekom, un complejo cultural situado en el parque de la ciudad (Városliget) y la futura Torre MOL en Kopaszi Dam (Kopaszi-gát).

dónde ir

Descubrir
Budapest

programas

También puede
interesarle

Lo sentimos, no hay resultados